evento san francisco sir inteligencia artificial apple expertos contratacionesLa apuesta por la inteligencia no cesa. Sin embargo, no debemos buscar atisbos de ella en robot alguno, sino en nuestros teléfonos y la insistencia de compañías como Apple siempre dispuestas a sonsacar más coeficiente intelectual a los smartphones. En este sentido, la compañía del mordisco anda en busca y captura de expertos en inteligencia artificial; concretamente de 86 nuevos empleados y así poder competir con empresas como Google -todopoderosa en este ámbito-, según informa la agencia de noticias Reuters. Todos ellos en breve se pondrán a ‘picar en la mina’ en busca del nuevo oro.

Todo sea por lidiar con Google, una empresa que, para colmo, desde finales de 2014 mantiene una alianza con la Universidad de Oxford encaminada a realizar investigaciones en el campo de la inteligencia artificial.  Sin embargo, existe un escollo para Apple y es que las exigentes normas de privacidad coartan el trabajo de los expertos. No en vano, los datos de los usuarios que emplean servicios como Mapas se eliminan pasados quince minutos, por lo tanto los investigadores no pueden emplearlos para avanzar en sus estudios.

Para pulir las funciones de sus smartphones, Apple busca reclutar a especialistas en ‘aprendizaje de máquina’,  concretamente a doctores capaces de idear una nueva Siri. ¿Recuerdan a esta asistente virtual? En su momento, 2011, Siri se estrenó como un gran avance que, sin embargo, en la actualidad ha quedado sobradamente superada por Google Now o Cortana.

Lo cierto es que hoy mismo se presenta en San Francisco (California) los nuevos avances de Siri en un evento repleto de suspense. Así, bajo el lema “Hey Siri, danos una pista”, el asistente virtual desgranará parte de sus nuevos encantos ante una nutrida y curiosa concurrencia que enseguida voceará al mundo si la nueva versión de Siri vale o no la pena. Aunque, seguramente, deberemos esperar un par de años para ver el resultado de esa nueva plantilla de 86 sabiondos de la inteligencia artificial.