Más de uno habrá escuchado la frase de que lo mismo “sirve para un roto que para un descosido”. Sí, una especie de versatilidad que se puede predicar del sistema de votaciones interactivo patentado por Custom Vote. Así, el panorama de eventos que han incorporado esta tecnología es dispar, pues éste ha cotejado los ánimos de multitudes varias como los asistentes a un congreso como la feria de marketing online Omexpo, celebrada durante el 9 y 10 de abril en Madrid, o la SGAE.

Respecto al primero, resulta obvia la presencia de Custom Vote porque ¿cómo iba a faltar un sistema de votación tan rápido y la quintaesencia del 2.0 en un acto donde se reúne la flor y nata del marketing en internet? Imposible que fallara, sobre todo si tenemos en cuenta que con esta forma de votación desentrañamos el peliagudo tema del Retorno de la Inversión (ROI, Return On Investment). Este concepto puede ser traducido a una simple pregunta: ¿vale la pena realizar una campaña? ¿Se convertirá en ventas todo este despliegue de esfuerzo y dinero?

Además, con esta herramienta se consigue vencer la timidez de los asistentes y derribar esa muro que pocos se atreven a romper cuando el ponente lanza su acostumbrado “¿Alguna pregunta?”.

Tampoco podemos olvidar que nos hemos habituado a expresarnos electrónicamente y que para muchos éste es el cauce natural donde volcar nuestras opiniones.

Desde luego, si los expertos en marketing recurren a esta argucia tecnológica para saber qué piensa su audiencia, ¿por qué no iban a apostar por ella otros gremios? No, imposible que no reparen en ella. No en vano, no hay nada peor que tener frente a sí un auditorio de desconocidos y clientes potenciales e ignorar qué piensan acerca de tu producto o de tus ideas.

Por suerte, de esta ignorancia se sale con un sistema de votación electrónica.