SGAE no aprobó estatutos – El pasado lunes 24 de junio, la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) enfrentó una tensa discusión entre sus socios, en donde finalmente no llegaron a acuerdo alguno en lo que respecta a la aprobación de sus nuevos estatutos.

La votación se efectuó a través del sistema de votación electrónico de Custom Vote, quedando de la siguiente manera: 62,78% para el Sí, lo que representa 15502 votos;  36,07 % para el No, lo que representa 8907 votos y 1,14% de abstención, lo que representa 282 votos, para un total de 18 mil votos.

Posibles sanciones por votación donde SGAE no aprobó estatutos

En consecuencia, el resultado de esa Asamblea General, fue el rechazo del contenido de los nuevos preceptos, bajo una votación de aprobación de tan solo el 62,78%, siendo necesaria para la aprobación un total del 66,6%. Por tanto, los nuevos estatutos fueron negados, lo que permitiría que el Ministerio de Cultura, retire la autorización de la SGAE como entidad de gestión.

Por otro lado, las sanciones por la falta de adecuación de los estatutos a la vigente Ley de Propiedad Intelectual (TRLPI), también podrían llevar a la SGAE a ser expulsada de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC).

A su vez, esta decisión impulsa con mayor fuerza la intervención parcial que pretende el Ministerio de Cultura, la cual fue recurrida por el Gobierno mediante auto de la Audiencia Nacional, donde se rechazó la intervención judicial de la SGAE, al considerar que los presuntos interventores no son competentes para tomar estas acciones.

No obstante, según información otorgada por el ministro de Cultura José Guirao, este Ministerio no descarta continuar la vía judicial para solventar la situación de la SGAE, como también reiteró la sanción que está considerando el Ministerio sobre el retiro de la autorización de la referida sociedad como entidad de gestión.

El Ministerio de Cultura ya ha emitido 13 requerimientos y un apercibimiento relacionados con la falta de adecuación de sus estatutos, ante los cuales la SGAE no ha contestado de forma favorable, por tanto, esta tensa situación continua y preocupa a socios y demás entidades relacionadas.