La organización de un congreso para los profesionales de cualquier sector es una tarea que requiere un gran despliegue de medios y que, sobre todo, seamos capaces de prever las innumerables contingencias que nos pueden salir al paso. En Custom Vote inauguramos una tanda de artículos encaminados a arrojar algo de luz sobre tan peliagudo asunto. Esperamos que tras su lectura, la preparación de un congreso, con todas sus peculiariedades, te resulte mucho más llevadera y, sobre todo, exitosa. Vamos entrando en materia. En primer lugar, la elección del tema.

¿De qué va a versar tu congreso?

Dentro de nuestro ámbito profesional, existen ciertas ramas que interesan más a los profesionales del sector por diversas circunstancias. Por lo tanto, la clave es saber identificarlas y abordarlas de la mejor manera posible. De lo contrario, apenas habrá expertos que quieran acudir a nuestro congreso. Por lo tanto, conviene estar atento a las novedades del sector, a las tendencias y posibles carencias que el profesional necesita cubrir con un evento de estas características. También hay que tener cuidado de no repetirse: ¿qué sentido tiene un congreso que ofrece los mismos contenidos que otros que se han celebrado recientemente?

En definitiva, la elección de la temática son los cimientos sobre los que asentaremos todo nuestro congreso. Si erramos en la elección, todo puede venirse abajo.

¿Cuáles son las mejores fechas para su celebración?

Dedicido ya el tema, toca decidir qué fechas resultan las más aconsejables. Ten presente que este aspecto también puede condicionar incluso el éxito de la cita. Lo cierto es que ciertos meses del año son malos candidatos. Así, los participantes no son muy propensos a acudir a congresos durante el verano o el invierno. Evita la cercanía de fiestas, puentes y demás. ¿Te imaginas cómo sería un congreso que se celebrase en la ciudad de Valencia en plenas Fallas? Sin duda alguna, una nefasta idea.

En cualquier caso, se recomiendan unos 6 meses de antelación para poder preparar oportunamente un congreso. Ten presente que los ponentes tienen que preparar su agenda, además de cien mil aspectos que urge cerrar y que no es previsible que puedas concretar antes.