Pesetacoin, la rubia española vuelve readaptada a los tiempos modernos¿Quién le iba a decir a la peseta que volvería a la vida reconvertida en moneda virtual? Al parecer, ese es el nuevo derrotero que le espera a la antigua divisa española. De esta manera, Pesetacoin nace con ADN digital y con el firme propósito de ensombrecer, cual Pepsi con la Coca Cola, el éxito de Bitcoin en España que por ahora se ha apoderado de la escasa cuota de mercado de esta clase de monedas.

Por lo tanto, la rubia regresa, pero todavía tiene mucho por demostrar y convencer, sobre todo, a los más clásicos, pues los que crecieron con ella, hoy apenas la reconocen tras la cirugía 2.0 a la que se ha sometido.

No sabemos lo que le depara a la rubia digital, pero sí sabemos lo que se está gestando con su máxima competidora; bitcoin.  Así, esta última ya sirve de moneda para realizar transacciones en las tiendas electrónicas de la compañía de informática DELL o en Expedia.

Sin embargo, a muchos, esto de la moneda virtual es una tierra por la que jamás se han adentrado y de la que necesitan una pequeña guía Lonely Planet para saber a lo que se enfrentan. Bien, pues ahí van esas pautas para no extraviarse entre su monumentalidad:

-No pertenece a Estado alguno y, por lo tanto, puede emplearse en cualquier país

-Las transacciones se realizan de persona a persona sin intermediarios

-Mantienes tu identidad en secreto y se pueden efectuar desde el más estricto anonimato

-Se puede cambiar la moneda virtual a cualquier otra de curso legal sin obstáculos

Éstos son los rasgos que definen a la moneda virtual y que, por supuesto, también caracterizarán al invento español.

De hecho, la criptomoneda ibérica pertenece a Coomercia, una empresa con sede en Motril (Granada) y que promete dar guerra en el campo de las transacciones por internet.