¿Por qué la votación telemática?

En los últimos años, la tecnología ha permitido la existencia del voto telemático, que permite no ir físicamente al lugar para efectuar la votación, sino poder hacerlo todo en modo virtual.

La pandemia de Covid 19 ha generado tal conmoción, que ha llegado a hacer casi obligatoria la modalidad de votación en línea, por la imposibilidad de ir físicamente a los lugares y evitar los contagios por la difusión del virus.

¿Cuál es la posición de España?

En España, sin embargo, siempre se ha intentado mantener la votación física normal. 

En 2017, el Gobierno español decidió excluir totalmente la votación por medios electrónicos, principalmente por temor a la ciberdelincuencia, dado el caso de hacking francés denunciado por el equipo de Macron.

Hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores ofrece a la población española dos únicas formas de votar: por correo o en persona. No existe voto en modo electrónico.

 Se tiene miedo de la manipulación que se puede hacer a través de la tecnología.


En comparación con otros Estados, España sólo intentó una vez, en las elecciones generales de 2004, permitir la votación electrónica sólo en tres escaños. Pero la participación en las elecciones ha disminuido mucho, y el experimento no ha dado buenos resultados.

Un caso particular es el del País Vasco. En 1998 decidió introducir también la posibilidad de la votación telemática a través del sistema llamado Demotek.


En 2010, Barcelona también decidió unirse al i-voting, pero de nuevo la experiencia fracasó.
En resumen, la modalidad de votación telemática sigue siendo algo que hay que evitar según la ideología del Gobierno español.

Votación telemática para las asembleas y las juntas: la importancia de la confianza política

El sociólogo Alberto Penadés destaca la importancia de la confianza política, necesaria para mantener el i-voting.

Pero los problemas parecen ser mayores que las ventajas, por ejemplo:

– La protección de la seguridad del voto respetando el anonimato de los electores
-El coste económico de los errores

Estos son los factores que siguen influyendo negativamente en la posibilidad de incorporar las votaciones electrónicas a su sistema legislativo y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat